LA MUJER DESNUDA – SEKRETA

LA MUJER DESNUDA


“La mujer desnuda se mira el cuerpo en el espejo y ve cosas.
Ve tobillos donde se esconden caminos que no llevaron a nada y otros que llegaron a todo.
Ve piernas que susurran caricias y derraman dolores.
Ve muslos que enterraron a muchos y acogieron a unos pocos.
Ve un pubis que encierra secretos que no compartirá.
Ve un estómago estirado que se arruga a cada pudo ser y no fue y que se concentra en dedos  que lo acariciaron.
Ve un ombligo que recogió mil susurros y amaneció en manos extrañas.
Ve unos pechos que revientan de calor y de frío, que esconden  poemas, tragedias, dramas, comedias e inexactitudes.
Ve unos hombros que soportaron el peso de hombres y mujeres, menos fuertes o más indiferentes que ella, que rellenaron vacíos de cariño y sirvieron para sujetar historias que se desvanecían.
Ve un cuello, que, bello, aún se yergue como lo que fue, un cisne sin corona.
Ve una cara que no reconoce, pero que le cuenta una leyenda que le recuerda a sí misma.
Ve unos ojos de mirada limpia, directos, donde más de mil espejos reflejan, uno tras otro, cada vez más pequeño, ese cuerpo que observa con atención.
Y ve una frente que se arruga con interrogaciones marcadas a fuego sobre quién es ella en verdad.
La mujer desnuda, se admira, sorprende y no encuentra palabras que lo expliquen con facilidad, pero, en su cuerpo, codificada, una historia espera a ser narrada”
Fuente: Microcuento autoría de Manuel Aguilar: “La Mujer Desnuda”

Dejar un comentario