5 Errores Que No Debes Cometer Con Tu Suelo Pélvico – SEKRETA

5 Errores Que No Debes Cometer Con Tu Suelo Pélvico


¿Te pasa como a mi? Escucho y veo miles de formas de fortalecer el suelo pélvico y al mismo tiempo miles de argumentos de por qué ése ejercicio sí o eso otro no…etc.

A mí me gustan las tareas puntuales y pocas, para poder sentir que si soy capaz de hacerlo, por eso te voy a dar  5 errores más comunes al hacer los ejercicios de fortalecimiento muscular del suelo pélvico:
Los ejercicios de Kegel que son los más famosos, parecen muy fáciles y sin ninguna novedad pero en realidad sí tienen su técnica. Para empezar, ¿Sabías que un estudio encontró que un 30% de las mujeres no era capaz de contraer  adecuadamente los músculos del suelo pélvico?
Así pues, el primer error es:
  1. Contraer otra musculatura
Es usual contraer otra musculatura como los abdominales, los aductores, glúteos o todos a la vez en lugar del suelo pélvico. 
Lo esencial es identificar los músculos del suelo pélvico
¿Cómo?
Todas sabemos lo de “cortar y dejar salir la orina”, esto es una muy buena manera de identificar éstos músculos pero solo para detectarlo, y esto es importante porque si hacemos esto como hábito lo que terminamos haciendo es confundir al organismo y lo que podemos conseguir es que empecemos a tener pérdidas de orina y cuando vamos a orinar nos cueste orinar.
Otra forma de identificar esa musculatura es introducir un dedo, apretar, así sentimos si de verdad estamos apretando bien, con el suelo pélvico y pues de ésta manera vamos identificando.
  1. Empujar en vez de contraer
Nunca debes sentir que estás empujando, asegúrate de no estar sacando el abdomen porque esto quiere decir que estás empujando y al empujar generas un aumento de presión directamente sobre la base de la pelvis. Los reiterados aumentos de presión intraabdominales son un factor de riesgo de disfunciones pélvicas como la incontinencia urinaria o los prolapsos.
Recuerda, siempre cerrar y elevar, nunca empujar.
  1. Aguantar la respiración
Si empujamos y aguantamos la respiración aumentamos el riesgo de hipertensión y de presión intraabdominal. Respira de forma fluida, Inspira durante la relajación y exhala durante la fase de contracción muscular.

En el momento de soltar la respiración, contraer.

 
  1. Saltarse la fase de relajamiento de los músculos
Si no estás relajando después de contraer, se puede estar generando un exceso de tensión, que es contraproducente.
5.   Mover la pelvis para contraer
La pelvis debe estar recta, sentada sobre nuestros isquiones evitando arquear las lumbares en exceso o rectificar la zona lumbar en exceso.
Estos son los errores más frecuentes a la hora de entrenar el suelo pélvico, aunque hay muchos más, estos son los mas comunes.
Pequeños tips para que tengamos en cuenta si queremos empezar a entrenar nuestro suelo pélvico, recuerda que es una costumbre saludable.
Saludos!
Andrea Hoyos

Dejar un comentario